Modelo de las Naciones Unidas de la Universidad de Oviedo

Mi OVImun en imágenes

in Pack social by

Como suelen decir, una imagen vale más que mil palabras. Y, no deja de ser cierto, ya que cuando pasan los días, los meses e, incluso, los años, al final lo que retenemos en nuestra memoria son imágenes que nos transportan a momentos, a personas, sensaciones y sentimientos.

Es por eso que, a través de una pequeña serie de imágenes, quiero contaros mi (experiencia en) OVImun 2017. La sensaciones que me provocan estas fotos (que, además en su mayoría, he tenido la suerte de disparar) han quedado grabadas a fuego en mi retina para siempre.

¿Sabéis esa sensación que tienes cuando estás desenfundando la cámara dispuesta a disparar de “ésta va a ser La Foto”? Pues eso. Pasen y vean…

 

_MG_7153

He aprendido a apreciar y respetar el miedo, a admirar y trabajar codo con codo con la frustración, los errores, las nuevas oportunidades… ¿Fantasmas? Siempre los hay. Y ojo, porque puedes llegar a encariñarte con ellos.

 

_MG_7768

Una voz que golpea fuerte y dice “No puedo, no puedo, no puedo…”. Hasta que abres los ojos, callas a esa voz sacándola fuera y una voz amiga te dice “Sí puedes”.

 

image-2017-04-26

Y alguien brinda por ti y te conoce sin conocerte, y te contesta sin preguntar y te hace reír sin hablar…

 

IMG_7293

Y te olvidas. Y no estás en casa. Pero estás en familia. Y lo único que te duele es la barriga de no parar de reirte. El arte de la risa, el arte de hacerte cosquillas en el corazón y arrancarte una carcajada de la nada.

 

image-2017-04-26-3

Y conoces a quienes son ejemplo de buen hacer, de buen amor y de buen humor. Con quien te ríes hasta de penas. Y con quien unos sucios escalones son el escenario perfecto para poner de vuelta y media tu vida y hacerte pensar. Y consigue tu atención. Y la de todos. Y tiene un don. Pero es tan grande (su don), que no puedes elegir una sola cosa que le defina. Solo sabes que cuando se va, solo quieres que vuelva.

 

_MG_7823

Y admiras. Y no te cansas de admirarlas. Dentro y fuera. Detrás y delante. Cualquier escenario parece llevar su nombre. Son un espejo; espejo en el que rezas por mirarte y parecerte aunque sea en una décima parte. Y son ejemplo. Como personas. Como mujeres. Como compañeras. Y como amigas. A sus pies.

 

image-2017-04-26-4

Y la conoces a ella. Y con su voz y sus ojos brillantes parece acariciarte la cara y, a la vez, con su historia (la “nuestra”, como ella misma nos dijo) te da una bofetada de realidad. De pasado, de presente y de futuro. El ejemplo, la fortaleza, la imagen de lucha, entereza y valentía. Ella: las arrugas más bonitas y con más Historia que he fotografiado en mi vida.

 

IMG_7208

Y aparece la dulzura. Su sonrisa. Su predisposición a todo. Hasta a escucharte. Como esa piruleta rellena de chicle que no quieres acabar. Corto y cambio.

 

image-2017-04-26-5

Y Cambio y corto. Sube al almacén. Dame referencia. Habla más alto y más despacio que no te escucho. Clave A. Es una devo. Y mil formas más de restarle peso al cargamento de trabajo.

 

IMG_7192

Y sucede. Como un aplauso. Y te da tiempo a enfocar. Y disparas. Y cuando vas a la galería y ves la foto sabes que es La Foto. Al menos Tu Foto. Porque es espontánea. Porque cuenta una historia. Porque tiene movimiento. Y porque al verla… tu también sonríes.

 

image-2017-04-26-6

Y se acaba. Y, pese a todo, has sacado tiempo para sentarte, para observar, para respirar y ser consciente. Como en todo, ha habido sombras y luces. Momentos a mejorar y cosas que no podrían haber salido mejor. Y como una noche oscura con la luz de tu mesita encendida, toca apagar la luz. Has acabado el libro. Toca empezar otro, y quién sabe si volverán a aparecer los mismos personajes y el mismo escenario.

 

Carlota Fernández.

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from Pack social

UN CAFÉ CON ARACELI

“Yo os he contado mi vida, pero esta es nuestra historia”. Pasaban