Modelo de las Naciones Unidas de la Universidad de Oviedo

El “síndrome de Estocolmo” de la Presidenta de OVImun

in Asamblea General/Consejo de Seguridad/Consejo Económico y Social/Human Rights Council/ONU Mujeres/Pack social by

Se acercan las elecciones para la Junta Directiva de OVImun 2018 y, antes de decir adiós a su cargo, Cristina Chacón, actual presidenta de la Asociación, ha querido “despedirse” y dedicar unas palabras en forma de balance y aprendizaje de lo que ha sido un año lleno de trabajo y experiencias…

 

Kristin Ehnmark fue retenida seis días en el interior de un banco en Suecia tras un atraco con rehenes en el año 1973. El captor fue Jan Erik Olsson y con él creó un lazo patológico, que la llevo a resistirse a la idea de un posible rescate y a criticar duramente la gestión del asunto por parte de la policía. Paradójicamente decía sentirse segura.  Durante el proceso judicial, Ehnmark se mostró reticente a colaborar con la justicia y a declarar contra su captor. Poco después, el criminólogo sueco  Nils Bejerot acuñó el término “Síndrome de Estocolmo” para referirse a la reacción psicológica en la que la víctima de un secuestro o retención, desarrolla una relación de complicidad y un fuerte vinculo afectivo con su captor.

Casi un mes después de la finalización del VI Modelo de las Naciones Unidas de la Universidad de Oviedo, me resulta imposible explicar y describir la vorágine de sensaciones que han brotado en mí a raíz de la culminación de un año de, creedme, mucho trabajo. Alegría, tristeza, rabia, alivio, angustia, desahogo, melancolía, calma, pena, nostalgia. Salvando las distancias y por supuesto, sin ánimo de frivolizar ningún tipo de situación traumática, creo que la mejor forma de describir ese conjunto de sentimientos contradictorios es haciendo referencia al síndrome de Estocolmo.

A lo largo de estos meses, he tenido un objetivo en mente y me he levantado día tras día para perseguirlo.

He salido de mi zona de confort, lo he dejado todo a un lado  y me he sentido parte de algo. He contado con un equipo maravilloso sin el que hubiera sido imposible organizar un evento del calibre de OVImun. He tenido la suerte de conocer a personas increíbles antes, durante y después del Modelo. Me he encontrado sola en muchas ocasiones y en otras, he dudado de que tanto esfuerzo mereciera la pena. Pero también me he sentido arropada, respaldada y sobre todo, orgullosa.

Lo más importante es que puedo decir que aprendí cuatro lecciones valiosísimas.

  1. La primera, la certeza de que más esfuerzo no siempre implica mejores resultados, que siempre hay algo que escapa a tu control, que las cosas tienen la importancia que se les da y que nada ni nadie es ni será nunca perfecto.
  2. La segunda, que los méritos no son nada sin valores; que en ocasiones, la incompetencia se disfraza de altanería; que por mucho que se empeñen, no hay participantes (ni personas) de primera y de segunda; que la vida no va de pompa y boato; que a veces, cuando el rio suena agua lleva; y que uno más uno no siempre son dos.
  3. La tercera, que la actitud lo cambia absolutamente todo y que uno tiene que sentirse orgulloso de lo que hace cuando se entrega totalmente sin pedir nada a cambio y disfruta haciéndolo. Que poner el corazón en algo es un don innato y poco frecuente, que sirve para distinguir a las personas comprometidas y entusiastas de las que no lo son.
  4. Y la última, que “Bienaventurado aquel al que ladran los cretinos, porque su alma nunca les pertenecerá” y que si algo he hecho bien este año es rodearme de PERSONAS que son mejores que yo.

Muchas gracias a todos por todo, vosotros sabéis quienes sois.

Cristina Chacón Armador, presidenta de OVImun y Directora del VI Modelo de las NNUU de la Universidad de Oviedo.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from Asamblea General

UN CAFÉ CON ARACELI

“Yo os he contado mi vida, pero esta es nuestra historia”. Pasaban